ciberacoso-violencia-genero-menores-Sevilla

El ciberacoso y la violencia de género digital no son problemas exclusivos de la edad adulta. Y cada vez recibimos más llamadas de padres preocupados por estos temas. El acceso a las nuevas tecnologías ha hecho de este medio el preferido de los acosadores.

El ciberacoso puede manifestarse de diferentes formas:

Ciberacoso Sexual: El acoso se realiza mediante mensajes, vídeos y fotografías de índole sexual. Siempre de forma indirecta, a través de las Redes Sociales.

Grooming: Adulto que contacta con un menor a través de Internet haciéndose pasar por un menor, con el objetivo de ganarse su confianza.

Sexting: Consiste en compartir imágenes eróticas de forma voluntaria, generalmente con la pareja. Pero cuando esas imágenes se difunden sin el consentimiento de la víctima, suponen un delitos llamado sextorsión.

Ciberacoso escolar o ciberbullying: Se produce entre menores, generalmente comienza en el colegio pero sigue después a través de medios digitales.

Stalking: Persecución o acoso de manera continuada o obsesiva. Debe prolongarse en el tiempo para que se considere delito.

Violencia de género digital

En el caso de la violencia de género digital la principal diferencia con el ciberacoso es que es la pareja o expareja la que ejerce este control sobre la victima.

En la mayoría de los casos la victima no es consciente en un primer momento en que está siendo sometida a un control excesivo por parte de su pareja. Más bien lo interpreta como una señal de amor.

En este caso, la escalada es gradual. Generalmente se comienza controlando en todo momento donde está, con mensajes continuos en el móvil. En un siguiente paso, le pide las contraseñas de sus Redes Sociales, correo y demás aplicaciones como signo de confianza. En algunos casos el acosador llega a instalar apps espias que tienen controlada y geolocalizada en todo momento a la victima.

¿Cómo puede ayudarte un perito informático en caso de ciberacoso?

Lo principal es guardar la evidencia. No borre la prueba que incrimina al acosador. En estos casos, al tratarse de menores es posible que o por vergüenza borren las imágenes y conversaciones. Consulte con nuestros peritos expertos en ciberacoso, en muchos casos la recuperación de datos es posible.

  • Intente recopilar todas las pruebas posibles: nombre de usuario, imágenes y vídeos, páginas en las que tenga perfil
  • En caso de que el acosador esté difundiendo imágenes o comentarios sobre la victima, debemos parar la difusión denunciando en la Red Social para que elimine la publicación.

El perito informático puede:

  • Recuperar los datos borrados
  • Certificar la autenticidad de fotografías, correos y conversaciones
  • Detectar la existencia de Apps espías en el móvil
  • Peritar Redes Sociales

Contamos con un equipo multidisciplinar para ayudarle en estos casos. Nuestros abogados y peritos informáticos en Sevilla tienen amplia experiencia en Ciberacoso y Violencia de Género digital.