A menudo vemos en redes sociales noticias sobre secuestros, desapariciones, o los típicos bulos sobre el coche sospechoso en la puerta del colegio. Al margen de la veracidad o no de estas noticias, que por desgracia hay casos en los que son reales, lo que está claro es que crece la preocupación de los padres por la seguridad de los hijos. Crece la necesidad de control, de saber donde se encuentran en todo momento.relojes inteligentes niños gonzalez perez sevilla

Cada vez son más las aplicaciones de  localización de niños y otros medios que se usan con la finalidad de saber que hacen y tener un control sobre ellos. Lo ultimo que hemos encontrado relacionado con esto es un reloj con GPS para niños.

Entre sus funciones destaca: Geolocalización, chat instantáneo, botón del pánico, modulo anti acoso, perímetro de seguridad (si el niño sale del perímetro de seguridad elegido por los padres les llega un mensaje al instante). Por supuesto, tiene funciones de reloj y teléfono (el niño solo puede llamar a los números seleccionados por los padres).

Pero… ¿hasta dónde se puede llegar sin violar el derecho a la intimidad del menor? Seguramente habrá padres que consideren que esto es velar por su seguridad, pero la ley de protección de datos  es muy clara en este sentido. Los menores tienen derecho, reconocido en la constitución y en las leyes, a la intimidad y al secreto de las comunicaciones. Y cada vez más profesionales se muestran críticos ante una sociedad convertida en un Gran Hermano.