El Parlamento Europeo ha respaldado la propuesta de la directiva europea sobre los derechos de autor en el entorno digital.

 El punto de conflicto es el artículo 13 de la discutida directiva sobre el copyright, un texto que, según la comunidad de creadores, podría cambiar Internet tal y como lo conocemos hoy día. Ya que obligará a plataformas como YouTube, Facebook o Instagram a pagar indemnizaciones millonarias por violación de derechos, o a bloquear la mayoría de contenidos para evitarse grandes desembolsos y conflictos legales.

 Estas plataformas van a tener que implementar filtros de copyright al contenido que comparten. Este filtro comprobará si el contenido que se sube está sujeto a derechos de autor, y si lo está y no cuenta con permiso, será automáticamente bloqueado por la red social.

Los creadores alertan de que casi cualquier vídeo que no sea una persona hablando a cámara –sin mayores recursos audiovisuales– será susceptible de ser retirado en todos los países de la Unión Europea (no en el resto del mundo).

Se libran de esta medida los memes, que podrán seguir publicándose “la subida a la red de obras protegidas con objeto de citar, criticar, reseñar, caricaturizar, parodiar o imitar queda protegida, lo que garantiza que los memes y GIF seguirán disponibles y se podrán compartir en línea.”

¿Cómo afecta a los usuarios el artículo 13?

Ahora, cuando compartamos contenido en redes sociales, podremos encontrarnos todo tipo de limitaciones de copyright. A nosotros no nos pasará nada. Si el contenido pasa, quien sería sancionada es la plataforma. Si no pasa, tendremos que modificarlo o quedarnos sin poder compartirlo.

Los países miembros tienen dos años para adaptarse a la normativa. Y aunque Google amenazó con quitar el servicio de noticias del buscador y Youtube también lo hizo con dejar de estar disponible en la UE.

De momento no se sabe nada de esto. La ley establece que se podrán compartir fragmentos de artículos y fotos como hasta ahora por los buscadores y agregadores de noticiasEs por ello que no se cree que lleguen a cumplir su amenaza.