Es el juego del que todos los niños hablan, pero… ¿sabemos realmente qué es Fortnite?

Es un juego de zombis en el que supervivientes controlados por humanos cooperan online para mantener sus fortalezas a salvo de los ataques de los muertos vivientes, que están intentando conquistar la tierra. En el modo Fortnite Battle Royale, basado en el género de Batalla Real, participan hasta 100 jugadores y luchan todos entre si hasta que solo queda uno vivo: el ganador.

Tiene 125 millones de usuarios y sigue en aumento es por ello que el juego se ha convertido en un índice de reputación social: cuanto mejor eres, más arriba estás en la escala; por el contrario, si tus habilidades no son muy buenas, puedes incluso ser víctima de acoso. Es un juego permitido a partir de los 12 años pero está claro que hay menores que también son usuarios.

La cara B de todo esto no es tan buena. Tanto que la OMS ya ha advertido del peligro de adicción. Expertos hablan de los riesgos que conlleva la adicción al juego, repercutiendo tanto en la trayectoria escolar como en las relaciones familiares.

A estos riesgos hay que sumarles otros: Perfiles falsos con malas intenciones, lo que más gusta del juego es que se puede chatear a tiempo real pero detrás de estos perfiles puede estar cualquiera. Como ejemplo el caso de una madre inglesa que descubrió una conversación con su hijo de 12 años en la que un presunto pederasta le estaba ofreciendo 50 libras a cambio de realizar actos sexuales mientras jugaba.

Tanto Google como Apple usan medidas de seguridad en sus plataformas de descarga de apps para minimizar la existencia de aplicaciones con software malicioso. De esta manera, es prácticamente imposible encontrar apps con «malware» en App Store y poco frecuente en Play Store. Sin embargo, los creadores de Fortnite se han saltado a Google y  su aplicación no se puede descargar desde la Play Store. Para los usuarios de Android, el juego solo se puede obtener desde la web de Epic Game aunque es muy probable que los desarrolladores luchan contra el cibercrimen desde su plataforma, la realidad es que para los hackers es más fácil vulnerar la web de un desarrollador que la Play Store. Los ciberdelincuentes puedan crear webs de «phishing» en las que emulen ser el sitio de Epic Games para que los usuarios se descarguen falsos «Fortnite» en los que introduzcan código malicioso o algún tipo de ransomware con el que secuestrar sus móviles. La policía nacional ya advierte de estos riesgos.

¿Qué podemos hacer para evitar estos riesgos?

Lo primero, como siempre es conocer el juego. Como padres se hace necesario conocer bien el juego y jugar para tener claro de qué se trata.

Limitar el tiempo de juego, para evitar riesgos de adicción

Tener cuidado a la hora de suministrar información privada, es importante que los niños conozcan los riesgos que esto conlleva

Verifica con cuidado las direcciones URL y los nombres de dominios. Hablar con los niños  sobre las estafas y cómo algunos sitios o aplicaciones se parecen mucho a los oficiales, pero están diseñados para engañarlos con el fin de quitarles dinero o información.

Como siempre decimos: lo fundamental es conocer bien los lugares a los que acceden los menores, advertir de los riesgos y sobre todo mucho diálogo. Pero si se acaba siendo victima de algún tipo de estafa en la red quizá sea necesaria la ayuda de un perito informático.