Es muy frecuente leer en los medios casos de Phishing a famosos, concretamente hace unos días saltó a los medios el caso de Albert Rivera a través de whatsApp. Anteriormente ya lo fueron otros como Jennifer Lawrence, Rihanna, Scarlett Johansson… El modo siempre es el mismo, un mensaje requiriendo sus contraseñas.

El resto de los mortales tampoco nos libramos de este tipo de estafa el caso más  reciente se ha producido a través de Instagram.

A través de un correo electrónico se amenaza con el cierre de la cuenta por vulnerar los derechos de autor.

La solución que ofrecen es rellenar un formulario donde se proporciona información personal y los datos de acceso a la cuenta de Instagram

La compañía de seguridad Sophos ha sido quien ha denunciado este caso. Incluso destaca que:  la web a la que se deriva al usuario tiene un certificado «Https», el cual, gracias a la letra S y al candado que acompaña a la URL, puede mostrar que es un espacio seguro. Pero esto no implica necesariamente que sea de fiar.

Y aunque el usuario tiene claro que las fotos que ha compartido en Instagram son suyas, no puede evitar entrar para comprobar cual es el problema. Se ofrece la posibilidad de «apelar», pero si se pulsa dicho botón te redirige al sitio malicioso en el que se solicita la contraseña.

Ofreciendo información que luego va a ser utilizada por los ciberdelincuentes. Introduce la información que le piden y así se hacen con los datos de su cuenta, acceder a información personal e incluso suplantar su identidad.

Y si tenemos en cuenta que muchos usuarios utilizan la misma contraseña en otros sitios como gmail… las posibilidades del delincuente son infinitas.

Debemos desconfiar de este tipo de correos, sobre todo si la información que nos envían está en otro idioma diferente al que tenemos configurado en la cuenta de Instagram.

Lo más seguro si nos encontramos ante un caso así es consultar directamente en Instagram las políticas de derechos de autor y copyright. Donde se recoge claramente que solo borran aquellas cuentas que violen reiteradamente los derechos de autor.