Muchas comunidades de vecinos desconocen las obligaciones en materia de protección de datos. Y ya existen algunas que han sido sancionadas por su incumplimiento. Sobre todo sucede esto en comunidades en las que no hay administrador de fincas.

Como ejemplo el tablón de anuncios, era costumbre  exponer los nombres de los vecinos con deuda. Con respecto a esto “únicamente se puede informar de los propietarios morosos en la convocatoria de la junta para que éstos sepan que estarán privados de su derecho de voto durante su celebración”. Ojo con exponer públicamente el nombre de algún vecino, que esto puede ser motivo de sanción. La multa puede llegar a los 6000€.

Otra practica común entre vecinos es la creación de grupo de WhatsApp para comunicaciones de la comunidad. Es importante recordar que se debe pedir autorización antes de crear el grupo a todos los integrantes, para evitar posteriores problemas.

Tener en cuenta que según la actual normativa, los datos a recabar deben ser únicamente los necesarios para el funcionamiento de la comunidad. El deber de secreto implica que los responsables de la Comunidad (Presidente, Junta Directiva) y los administradores no puedan revelar cualquier tratamiento que se haga de los datos personales, subsistiendo dicha obligación una vez finalizada la relación con la Comunidad.

Se debe realizar a nivel interno un Registro de actividades de tratamiento. En este registro se detallarán el tipo de datos que se manejan, los destinatarios, base de legitimación y almacenamiento.

¿Qué pasa con las cámaras en las comunidades de vecinos?

Hay que tener en cuenta el criterio que da la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) para su instalación:

  • Que las cámaras sean útiles al fin deseado.

  • Que la metodología para obtener el fin deseado sea la más moderada o menos invasiva.

  • Que la medida de la instalación aporte más beneficios que inconvenientes a la Comunidad.

Las cámaras solamente podrán captar imágenes de las zonas comunes de la comunidad. No podrán captarse imágenes de la vía pública a excepción de una franja mínima de los accesos al inmueble.

El acceso a las imágenes estará restringido a las personas designadas por la comunidad.

Las imágenes serán conservadas durante un plazo máximo de un mes desde su captación, transcurrido el cual se procederá al borrado. Las  imágenes que se utilicen para denunciar delitos o infracciones se acompañarán a la denuncia y serán conservadas para su posible entrega a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad o a los Juzgados y Tribunales que las requieran. No podrán utilizarse para otro fin.
Fuente: Agencia Española de protección de datos

Y por supuesto, siempre correctamente señalizadas. Informando en todas las zonas que se accede a una zona videovigilada